antecedentespenales.es.

antecedentespenales.es.

Las diferencias entre delitos graves y delitos menores

Las diferencias entre delitos graves y delitos menores

El derecho penal es una rama del derecho que se encarga de regular y sancionar aquellas conductas que son consideradas delitos. Dentro de los delitos, existen una variedad de categorías, entre ellas, los delitos graves y los delitos menores. En este artículo, se explicarán las diferencias entre ambos tipos de delitos.

Definición de delitos graves

Los delitos graves son aquellos que se consideran de mayor gravedad y suelen ser castigados con penas más severas. Estos delitos suelen implicar algún tipo de violencia física o un daño a la propiedad de terceros. Algunos ejemplos de delitos graves son el asesinato, el secuestro, la violación, el robo con violencia, el homicidio, entre otros.

La gravedad de un delito suele depender de la magnitud del daño causado a un individuo o a la sociedad en conjunto. Por ejemplo, el asesinato es considerado un delito grave, ya que involucra la muerte de una persona.

Definición de delitos menores

Por otro lado, los delitos menores son aquellos que no implican un daño físico o psicológico mayor y suelen castigarse con penas menos severas. Estos delitos suelen ser delitos de carácter económico, como el hurto de objetos de bajo valor. Además, también pueden ser conductas que atenten contra el orden público, como el consumo de drogas en la calle o las faltas de respeto a la autoridad.

Algunos ejemplos de delitos menores son la posesión de drogas para consumo propio, el hurto menor, la conducta incívica, entre otros. La mayoría de estos casos pueden resolverse sin necesidad de una medida privativa de la libertad.

Diferencias entre delitos graves y delitos menores

Una de las principales diferencias entre los delitos graves y los delitos menores es la gravedad del daño causado. Los delitos graves suelen tener una mayor connotación moral y social, ya que su impacto suele ser más dañino y significativo. Por su parte, los delitos menores suelen implicar un daño menor y tienen consecuencias menos graves.

Otra diferencia importante es la pena que se impone por cada tipo de delito. En el caso de los delitos graves, la pena puede llegar a ser privativa de libertad por largos periodos de tiempo. En cambio, en los delitos menores, la pena suele ser menos severa y puede ir desde una multa hasta trabajos comunitarios.

Además, los delitos graves suelen ser perseguidos por las autoridades de manera más rigurosa que los delitos menores. Esto se debe a la importancia que se le da a estos delitos, ya que pueden afectar gravemente a la sociedad en su conjunto.

Conclusión

En conclusión, los delitos graves y los delitos menores son dos categorías de delitos que se diferencian principalmente por la gravedad del daño causado y las penas que se imponen por cada uno de ellos. Es importante mencionar que ambos tipos de delitos son castigados por la ley y deben ser evitados. Las autoridades tienen la responsabilidad de garantizar que se cumpla con la ley y proteger al ciudadano de aquellos individuos que se dedican a cometer delitos.